¿Pierdo la garantía de mi moto si la llevo a un taller independiente?

La garantía de un vehículo nuevo preocupa a los compradores, temerosos de perderla si no lo revisan o reparan en un taller oficial de la marca. ¿Podemos elegir un taller independiente o debemos ir a uno oficial?

A día de hoy, cualquier vehículo puede realizar sus revisiones y tareas de mantenimiento en un taller no oficial, sin que ello penalice la cobertura de la garantía que ofrece el fabricante. La garantía de fábrica se conserva plenamente.

Hace un tiempo los fabricantes, como medida proteccionista para sus intereses económicos, obligaban a realizar todas las revisiones en un taller oficial de la marca para poder mantener la cobertura de la garantía.

Esto era una práctica abusiva y encarecía el mantenimiento y revisiones del vehículo.

Acudir a un taller no oficial implicaba la pérdida de la garantía por parte del fabricante, que eludía así su responsabilidad.

La Unión Europea establece que se ha de impedir la restricción de derechos que afectan a la libertad de elección del usuario, y a la libertad de competencia del taller

La seguridad de que la garantía del vehículo (la legal y la comercial) se conserva intacta ya estaba reflejada en el anterior Reglamento Europeo, el 1400/2002.

Con la aprobación del Reglamento 461/2010 esto quedó definitivamente aclarado en el año 2010 a favor de los compradores y de los talleres independientes. El Reglamento introdujo una modificación para la regulación de la competencia entre talleres oficiales e independientes, haciendo especial hincapié en la aplicación de las condiciones de garantía.

Se aseguran así los mecanismos de protección ante quienes quieran restringir los derechos de los usuarios.

Esto es un beneficio para el cliente, que puede escoger entre ir a un taller multimarca, que tiene las mismas garantías y mejores precios, o al servicio oficial. Eso sí, como siempre ha sido, es conveniente conservar las facturas y sellos de las revisiones y mantenimiento para tener un historial del vehículo.

Los talleres independientes disponen de toda la información técnica necesaria para poder reparar fuera de la red oficial. También hay una equiparación legal entre recambio original y el de calidad equivalente. La marca puede comercializar el recambio propio, pero también el de sus proveedores de componentes que se distribuye en el canal independiente.

El concepto de recambio original cambia. Ya no tienen por qué distinguirse visualmente de los “genéricos”.

Recambios.

Desde el año 2010 los fabricantes tienen la obligación de suministrar a los talleres independientes cualquier recambio original para cualquier reparación o tarea de mantenimiento.

Esto garantiza que al acudir a un servicio no vinculado a una marca, los recambios que se ponen en el vehículo son los mismos que los de la concesión oficial.

Utillajes y equipos

El reglamento garantiza la disponibilidad por parte de los talleres independientes de utillajes, equipos de diagnóstico (principalmente de control de averías electrónicas) e información técnica que las marcas tienen obligación de facilitar, tal y como hacen con los talleres oficiales.

Ya no se distingue entre servicios de reparación oficiales o independientes, sino entre talleres que son buenos o chapuceros.

Resumimos:

  1. ¿Es posible conservar la garantía del fabricante de la moto si la llevo a cualquier taller libre?

La garantía de fábrica se conserva plenamente. La ley ampara al usuario para ello.

Desde el Reglamento de 2010 queda claro que un vehículo de cualquier marca se puede mantener y reparar en garantía, sin menoscabo alguno de la misma, en un taller independiente.

  1. ¿Puedo llevar mi moto a cualquier taller independiente?

Sí, a cualquiera. Esto es lo que recoge con claridad el Reglamento 461/2010, aprobado en 2010 en la Unión Europea.

Queda muy claro que las condiciones de garantía del vehículo no pueden verse afectadas por el hecho de realizar el mantenimiento del mismo en un taller no oficial.

La garantía puede sellarse en cualquier taller.

Los libros de mantenimiento con los tradicionales sellos del fabricante dejan de ser una obligación.

  1. El cliente siempre tiene la decisión.

El cliente decide en qué taller (oficial o independiente) quiere pasar la revisión. Ahora el cliente puede elegir cuál es la mejor opción.

El reglamento de posventa para los talleres prohíbe las conductas que limitan la libertad de elección del cliente de estas instalaciones. El precio final del mantenimiento o de la reparación puede verse reducido de manera importante si se escoge un taller independiente en vez de una concesión oficial.

  1. Garantía oficial. En que consiste.

La garantía que establece cada marca tiene una duración mínima de dos años, como cualquier otro producto nuevo, de acuerdo a la Ley 23/2003 de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo.

Esta norma protege al comprador contra defectos de fabricación, pero no frente a cualquier tipo de problema en el vehículo durante ese periodo.

Lo que cada garantía comercial cubre, más allá de dichos defectos de fabricación, está en manos de la propia marca. En la mayoría de los casos, la garantía oficial suele cubrir cualquier tipo de avería que se produzca en el vehículo -con recambios incluidos-con excepción de ruidos, vibraciones y consumibles, los cuales a veces están incluidos en dicha garantía, pero por un periodo de tiempo menor.