El futuro ya ha llegado, ¡apuesta por una movilidad urbana inteligente y limpia!

Los desplazamientos en nuestras ciudades se complican año tras año. El uso del coche particular se ha convertido en algo incómodo y caro, teniendo que sufrir atascos a diario, retrasos, nervios, aire viciado, ruidos, dificultad de estacionamiento y multitud de calles restringidas a la circulación, además de un incremento constante en impuestos ambientales que tratan de hacer algo más habitable nuestro entorno urbano.

Por eso, en una primera reacción, muchos ciudadanos han decidido dar el salto de las cuatro a las dos ruedas y ahora la población de motos está en constante aumento. De esta forma se resuelve una parte del problema de movilidad, pero los ruidos, los gases de escape, el costo del combustible y de las reparaciones siguen ahí presentes.

El siguiente paso lógico es intentar reducir estos inconvenientes aprovechando que el desarrollo tecnológico de los vehículos eléctricos ya ha consolidado una oferta seria y confiable en el mercado, dando una respuesta más que satisfactoria a quienes quieren resolver los inconvenientes que hemos comentado.

Y es en este punto donde la opción de utilizar motocicletas eléctricas ya ha tomado fuerza. Las motos eléctricas están teniendo un desarrollo deslumbrante a nivel mundial. En Asia, los enormes problemas de contaminación del aire de las ciudades han puesto ya en serio riesgo la salud de sus habitantes. Y estamos asistiendo en directo y con gran éxito a una profunda y masiva renovación del viejo parque de vehículos con motor de combustión interna, que son sustituidos por vehículos eléctricos, principalmente motocicletas.

Toma de conciencia

El ejemplo ya ha cundido, y tanto en América como en Europa la toma de conciencia de las administraciones públicas y de la población ya está suponiendo un incremento sustancial del parque de vehículos eléctricos

Las motos eléctricas se están consolidando como la forma de movilidad más sostenible y eficiente, y ya tienen su lugar de relevancia en el mundo del motor. Las ventas de motos eléctricas se han consolidado y vemos como el pasado año las matriculaciones de motos se han elevado considerablemente. En el futuro inmediato vamos a ver cada vez más motos eléctricas por las calles de nuestro país.

En Europa, los registros de ventas de ciclomotores y motocicletas eléctricas han aumentado considerablemente el pasado año, siendo el mercado español uno de los que más ha crecido en Europa. Las ventas de motos eléctricas muestran una clara tendencia al alza. España es uno de los países donde más ventas de motos eléctricas se han registrado, por delante de Alemania y siguiendo de cerca a Francia.

Poco a poco vamos viendo cómo podemos encontrar cada vez más vehículos eléctricos en el mercado, patinetes, bicicletas, motos o incluso coches. En este sentido, y sobre todo en las grandes ciudades, las motos se están convirtiendo en el medio de locomoción más utilizado, ya que nos permiten evitar en gran medida los atascos y por su gran facilidad de aparcamiento.

Las motos eléctricas son muy útiles para todo tipo de usos, tanto para el particular, como cualquier otra moto, como medio de transporte en servicios de mensajería o repartos con trayectos cortos, y también para realizar ciertas actividades de ocio como excursiones.

La decisión de comprar una moto eléctrica.

Centrándonos en la moto eléctrica, se trata simplemente un tipo de moto que en lugar de contar con un motor de combustión, dispone de un motor eléctrico que la impulsa. El aspecto de este tipo de motos es prácticamente idéntico al de una moto convencional con motor de gasolina, por lo que en muchas ocasiones resulta difícil diferenciarlas si no es por el sonido, ya que en este caso, las motos eléctricas son infinitamente más silenciosas. Al igual que ocurre en el mercado convencional, podemos encontrar motos eléctricas de diferentes formatos, desde scooters a motos tipo naked, deportivas, motocross, trail, etc.

Como es lógico, cabe preguntarse si estaremos empleando bien nuestro dinero al comprar una moto eléctrica. El ahorro a medio plazo en combustible y en mantenimiento garantiza un buen retorno de la inversión. Las motos eléctricas son vehículos que salen baratos. Su consumo en energía es mínimo (0,5€ por una carga para 100 km) en comparación con el repostaje de gasolina por lo que, en pocos tiempo se amortiza la inversión por la compra de la moto.

Además, las motos eléctricas tienen menores riesgos de averías, no emiten olores a combustible ni gases contaminantes y además, suponen un ahorro en el impuesto municipal de circulación. Por si fuera poco, no necesitan tiempo de calentamiento y además, el carenado y la estructura de la moto no queman ya que no hay tubo de escape.

Normativa y regulaciones en relación con las motos eléctricas.

No hay ninguna normativa específica para el uso de este tipo de vehículos eléctricos. Simplemente, debe cumplir con la normativa general de la Dirección General de Tráfico, como cualquier otra moto.

Por otra parte, hay algo de desconocimiento en cuanto a que tipo de permiso de conducción (carnet de conducir) se necesita para poder conducir las motos eléctricas.

Al igual que ocurre con las motos de gasolina, que es necesario tener un permiso o carnet según la cilindrada, con las motos eléctricas ocurre lo mismo. Se  utilizan los mismos tipos de carnet existentes. En este caso, el tipo de carnet depende de la potencia del motor eléctrico, del peso de la moto y de la velocidad máxima que alcanza.

En resumen, estos son los carnets necesarios para cada tipo de moto eléctrica:

  • Carnet AM: Es el mismo que el de los ciclomotores y permite conducir motos eléctricas que no superen la velocidad de 45 km/h.
  • Carnet A1 o Carnet B con tres años de antigüedad: Necesario para conducir motos eléctricas con una potencia de motor de hasta 11kW. Pueden superar los 45km/h.
  • Carnet A2: Necesario para conducir motos eléctricas con una potencia entre los 11 kW y los 35 kW.
  • Carnet A: Cualquier moto eléctrica independientemente de su potencia y velocidad.